Estrategia de compresión

Define tu estrategia de compresión

Tener una estrategia de compresión es lo mejor que puedes hacer para no matar tus pistas. Seguro que has escuchado muchas veces grabaciones sin vida, sin energía o que han perdido todo el punch. Muchas veces esto es debido a una incorrecta utilización del compresor, ya sea en el momento de la grabación o en el momento de la mezcla.

Muchos de nosotros tenemos automatizado nuestro proceso de trabajo: grabo, ecualizo, comprimo, vuelvo a ecualizar, vuelvo a comprimir… en ese o en otro orden, pero lo cierto es que no siempre tenemos por qué utilizar el mismo flujo de trabajo, puesto que cada grabación es única y tiene sus necesidades particulares.

Por eso te propongo que antes de lanzar un compresor así, al tuntún, te preguntes qué quieres conseguir con él y si realmente puede hacer algo por ti.

 

estrategia de compresión

Unidad CLA-2A de Waves

Qué funciones definen una buena estrategia de compresión

La primera de las tareas para las que puedo requerir un compresor es para igualar el volumen de una grabación dada. Sencillo, ¿no? Se supone que, por definición, un compresor actúa como un control de volumen “inteligente”, por lo tanto, cuando tengo una pista con un volumen desigual utilizo un compresor que me baja el volumen de las partes más altas y que luego me sube el volumen general (con el control de gain). De esta manera consigo una interpretación uniforme (que no plana) en cuanto a volumen, permitiéndome así escuchar claramente todas las notas en el contexto de la mezcla. Esta técnica es súper socorrida a la hora de mezclar voces, posiblemente el instrumento más dinámico.

 

Otra de las soluciones que puede darme un compresor es ayudarme a conseguir “punch”. ¿Sabes cuando una pista tiene fuerza? Sobre todo en instrumentos percusivos. O piensa en una guitarra acústica en el que cada rasgueado te golpea en la cara. Pues puedo conseguir eso con una adecuada estrategia de compresión. Con un tiempo de ataque relativamente largo puedo dejar pasar los transitorios (ataque del intérprete) para, a continuación, bajar rápidamente el volumen. De esta manera tengo el ataque (piensa en el golpe de una caja, el click de un bombo…) más alto que la cola. Interesante, ¿no?

 

También puede darse el caso de que necesite precisamente lo contrario. Pongamos que tengo un bajo muy percusivo con notas largas. Necesito que la nota esté presente y se oiga claramente durante toda su duración. Voy a necesitar “engordar” las notas. Aquí la estrategia de compresión que más me va a ayudar será insertar un compresor de ataque rápido, de manera que actúe sobre los transitorios y me los iguale en volumen con el resto de la nota.

 

Otro uso que a mi me parece muy interesante y que no es tan tenido en cuenta, es la capacidad que tienen algunos compresores de modificar el tono del audio que pasa a través de ellos. Los compresores vintage (y sus emuladores digitales) son conocidos por no ser transparentes, ya que añaden algunos armónicos a la señal, modificando así “su color”, pudiendo llegar incluso a la saturación. Por lo tanto, esta herramienta me puede resultar muy útil si quiero diferenciar instrumentos con cualidades sonoras parecidas, como por ejemplo, dos voces iguales, dos guitarras iguales, etc. Y esto es algo en lo que quiero insistir. Yo siempre procuro no tener nunca dos pistas iguales. Si doblo instrumentos, siempre procuro diferenciar alguno de ellos con algún modificador de timbre. Un compresor es una buena opción.

 

Si no te convence, cmd+Z

Prueba cuál es la estrategia de compresión que más te convence, y recuerda que si no consigues los resultados que esperas, siempre puedes deshacerlo. Es mejor que te deshagas de tu compresor a que mates una buena interpretación. Una grabación sobrecomprimida por una mala estrategia no es en absoluto deseable, así que la próxima vez que insertes un compresor en una de tus pistas, asegúrate de que tienes un claro propósito y una buena estrategia de compresión.

 

Y ahora tengo dos preguntas para ti:

  • ¿Ya conocías estas estrategias?
  • ¿Utilizas la compresión con otros propósitos?
Opt In Image
Suscríbete y recibe GRATIS este eBook
Una guía de más de 50 páginas para subir tu música al siguiente nivel.
  • Valorada en 19€. ¡GRATIS ahora!
  • Guía paso a paso para que tu música vea la luz.
  • Incluye enlaces a otros recursos gratuitos.
  • De la composición a la masterización.
  • Te explico cómo puedes adaptar el proceso de producción a tus necesidades, posibilidades y recursos.

Podrás darte de baja cuando quieras. 100% libre de spam. Te resuelvo cualquier duda en info@esongpro.com

2

Miquel Concú

webfacebookinstagram

Soy un músico independiente. Creo y produzco música de manera autónoma desde cualquier lugar. Me he empeñado en derribar mitos y barreras para que todos podamos compartir nuestra música con el mundo.

2 comentarios en “Define tu estrategia de compresión

  1. Eneas Hace 2 años

    Gracias por escribir este tipo de artículos. Me gusta mucho que sean cortos y concisos.
    Deberías actualizar el post para adaptarlo a la versión PC –> Cntrl + Z jaja Por si no lo pillan 😛

    Es broma.

    Saludos! Y gracias de nuevo!

  2. Miquel Hace 2 años

    Jejeje desde luego! Menos mal que vosotros estáis al loro!