La importancia de la canción

Ultimamente vengo planteándome cuál es el ingrediente secreto que dota a una producción de ese poder para enganchar y emocionar. Veo en las redes y en los foros cómo se habla sin parar de técnicas y trucos de producción, de cómo tal o cual procesador te va a dar según qué resultado, o de cómo este instrumento es mejor que este otro porque tiene tal construcción o acabado. Lo cierto es que todo puede ser muy útil y nos puede ayudar a enriquecer nuestro proceso creativo, pero se habla muy poco de canciones.

Recuerdo la sorpresa que me llevé hace un tiempo hablando con el compositor de una canción que fue a Eurovisión. Me dijo: “es la tercera canción que compongo en mi vida”. ¡Dios! ¿Cómo puede ser que un compositor sin experiencia componga una canción que viaja por toda Europa? Por supuesto que aquí las conclusiones son varias: podríamos hablar de promoción, enchufes, que si la maquinaria de TVE, que si la suerte… Pero para mi el análisis va más allá y a la vez es muy sencillo: si quiero que una producción suene bien y le guste a la gente necesito una buena canción. Punto.

Pero, ¿qué es una buena canción? Pues aquí caben multitud de respuestas, cada uno tendrá la suya. Pero quizá una válida sería aquella que me permita hacer llegar el mensaje que quiero comunicar. ¡Oooh qué bonito! Y, ¿eso cómo se consigue? Pues hay múltiples maneras: exponiendo las ideas con claridad, en un lenguaje correcto y comprensible, ofreciendo secciones esperadas y sorprendentes a partes iguales, creando tensión, creando emoción… Todo ello tanto en el plano lírico como en el musical. Y siempre, siempre, con originalidad y honestidad. Si nuestra canción no tiene estos ingredientes, ya podemos pagar 1.000.000 de dólares por producirlas que si no tenemos una buena canción, la inversión será en balde.

Por eso creo que en lugar de buscar en qué me voy a gastar mis ahorros para mejorar mis canciones (comprarme la guitarra esa que es mejor que la que tengo ahora, o un software que va a hacer las canciones por mi) debería pensar en revisar mis composiciones y plantearme qué puedo hacer para mejorarlas. Y una vez que tenga temazos, ya buscaré la forma de producirlas que esté a la altura.

Piensa en esto: tradicionalmente se dice que una canción es buena cuando funciona a guitarra (o piano) y voz. Luego, si tu tema ya funciona en este formato, tienes gran parte del camino andado.

¿Qué has hecho tú últimamente para mejorar tus composiciones?, ¿qué ingredientes crees que toda buena canción debe tener?, ¿cómo pones a prueba la calidad de tus temas? ¡Deja tu comentario!

Opt In Image
Suscríbete y recibe GRATIS este eBook
Una guía de más de 50 páginas para subir tu música al siguiente nivel.
  • Valorada en 19€. ¡GRATIS ahora!
  • Guía paso a paso para que tu música vea la luz.
  • Incluye enlaces a otros recursos gratuitos.
  • De la composición a la masterización.
  • Te explico cómo puedes adaptar el proceso de producción a tus necesidades, posibilidades y recursos.

Podrás darte de baja cuando quieras. 100% libre de spam. Te resuelvo cualquier duda en info@esongpro.com

1

Miquel Concú

webfacebookinstagram

Soy un músico independiente. Creo y produzco música de manera autónoma desde cualquier lugar. Me he empeñado en derribar mitos y barreras para que todos podamos compartir nuestra música con el mundo.

Un comentario en “La importancia de la canción

  1. Pingback: Sabes que tienes un temazo cuando... - eSONGpro