¿Quieres ganar un Óscar?

Recientemente estuve viendo un capítulo de la serie de entrevistas “Encuentro en el estudio”, un programa que conduce el periodista argentino Lalo Mir en el que cita a artistas de lo más diverso en los Estudios Ion de Buenos Aires para una sesión en vivo y una charla en una de las salas con más trayectoria de la música latinoamericana. Si aún no lo conoces, corre a YouTube y échale un vistazo a uno de sus capítulos.

El invitado del capítulo en cuestión es Jorge Drexler (y su banda actual) y, a parte de muchas otras cosas, hubo algo que dijo en la entrevista que me llamó poderosamente la atención: “grabé Al otro lado del río (canción con la que ganó un Óscar) en el salón de la casa de unos amigos”. Así de claro. Así de fácil.

Es decir, Drexler recibe un encargo del director de la película para escribir una canción para que la cantara Mercedes Sosa. Él está de vacaciones, fuera de su entorno de trabajo y graba una maqueta como puede, en un salón, con una voz, una guitarra y una base programada rápidamente, sin darle demasiadas vueltas. Nada más. Se la manda al director esperando que le diga algo tipo bien pero hay que cambiar esto y lo otro, o quizá me gusta el tema pero tenemos que producirlo en condiciones. Sin embargo le dice: “perfecto, está lista”.

Es decir, no sólo quedó la maqueta como versión definitiva, sino que, además (y esto es lo de menos) triunfó en Hollywood.

Este episodio me ha dado mucho que pensar, puesto que veo a diario como tantos artistas que conozco y yo mismo a veces, encontramos multitud de excusas externas a nosotros y postergamos la finalización de nuestras obras, cuando no queremos darnos cuenta de que todos tenemos a nuestro alcance todo lo que necesitamos para ganar, por lo menos, un Óscar.

¿Jorge ganó el premio porque presentó una producción millonaria?, ¿porque grabó en tal o cual estudio con tal o cual micrófono o previo?, ¿porque esperó ese momento de inspiración y repitió y repitió hasta que consiguió la toma perfecta? No amigo, triunfó porque tenía un pedazo de canción, porque tiene talento y porque se puso a trabajar con los medios con los que contaba en ese momento, sabiendo que las circunstancias no iban a mejorar ni empeorar su creación.

La verdad es que me encantan las cosas hechas con sencillez y sin demasiado artificio, porque nos demuestran que al final todo depende de uno mismo. La trascendencia de nuestra obra depende en un alto porcentaje de lo que haga uno mismo por ella. El simple hecho de mover tu música más allá de tu cabeza o de tus oídos es uno de los pasos más grandes que puedes dar por ella, estoy seguro. Evidentemente no todos vamos a ganar un Óscar, seguramente ninguno de nosotros gane jamás un premio con ninguna de nuestras creaciones, pero si has leído ya alguno de mis artículos anteriores, probablemente ya sabrás que eso no tiene ninguna importancia.

Te dejo más abajo el enlace con el programa completo para que puedas disfrutar con la entrevista y la actuación de la banda. Atención al contrabajista tinerfeño Martín Léiton, todo un descubrimiento para mi. Espero que te sirva de inspiración, como me ha servido a mi.

Ahora te voy a pedir un poco de colaboración. Comparte con nosotros cómo es tu proceso creativo, qué necesitas para dar algo por terminado y listo para compartir con los demás.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y comparte!

 

 

 

Opt In Image
Suscríbete y recibe GRATIS este eBook
Una guía de más de 50 páginas para subir tu música al siguiente nivel.
  • Valorada en 19€. ¡GRATIS ahora!
  • Guía paso a paso para que tu música vea la luz.
  • Incluye enlaces a otros recursos gratuitos.
  • De la composición a la masterización.
  • Te explico cómo puedes adaptar el proceso de producción a tus necesidades, posibilidades y recursos.

Podrás darte de baja cuando quieras. 100% libre de spam. Te resuelvo cualquier duda en info@esongpro.com

0

Miquel Concú

webfacebookinstagram

Soy un músico independiente. Creo y produzco música de manera autónoma desde cualquier lugar. Me he empeñado en derribar mitos y barreras para que todos podamos compartir nuestra música con el mundo.